Imprimir

Filtros para estanques

Filtros de estanques

05-produkte-filtration.jpg

Observar la vida en el estanque es un entretenimiento maravilloso, si el agua está limpia y transparente. Obtener agua clara en el propio estanque, sin algas flotantes, sin agua verde, con fondo visible es posible con un filtro de estanque. Aqui encontrará una gran variedad de filtros separado por categorias y capacidad, para así, facilitarle su elección Siempre para los mejores precios.Un estanque ofrece un hábitat a una gran variedad de flora y fauna; un complejo ecosistema que es necesario mantener. Disponer de un sistema de filtración óptimo y adecuado a dicho estanque es la garantía para mantener el agua limpiaUn sistema de filtración consiste básicamente en una bomba de filtración para la alimentación del filtro, un filtro de estanque para la limpieza biológico-mecánica del agua del estanque y un preclarificador UVC para combatir gérmenes y algas en suspensión. 

Existen distintos tipos de filtros;  Filtros subacuáticos,  filtros de presión y   filtros de gravedad .

Disponer de un preclarificador UVC ajustado al filtro es importante para todos los tipos de estanque: la luz ultravioleta elimina algas en suspensión, bacterias y gérmenes y es, por lo tanto, imprescindible para que el agua del estanque permanezca clara.


Filtros de presión

Filtros de presión

Estos pueden enterrarse hasta en 2/3 de su tamaño y, de ser necesario, alimentar un arroyo a mayor altura, ya que la presión de la bomba se mantiene en la cámara cerrada de filtración.Son perfectos para estanques de pequeño y mediano tamaño.

Filtros de gravedad para estanques

Filtros de gravedad para estanques

Están ubicados sobre el nivel del agua, en el borde del estanque, o sobre un arroyo, desde donde el agua fluye sin presión, retornando al estanque.Se emplean en estanques medianos y grandes o en estanques para kois. 

Materiales de filtración

Materiales de filtración

 

Accesorios para filtros de estanques.

Material de filtrado: esterillas, anillos cerámicos, bacterias biodegradables, Kaldnes K1